4. Riesgos psicosociales

4.2. Burnout o Síndrome del quemado

Cada vez es más evidente, sin que exista aún la sensibilidad necesaria, que la exposición a los riesgos psicosociales puede producir daños a la salud igualmente severos que los producidos ante un accidente de trabajo o una enfermedad profesional. Pero, aun siendo evidente la relación entre daño a la salud y origen psicosocial, se tiende a percibir que el riesgo psicosocial es implícito al puesto, de tal forma que si un trabajador manifiesta una merma en su salud psicofísica debida a esta exposición, el resultado tiende a interpretarse en términos de vulnerabilidad individual, es decir, a unas características individuales “débiles”.

En este contexto, estamos en condiciones de afirmar que el Síndrome de Quemarse por el Trabajo (SQT) también denominado “Sobrecarga emocional”, “Síndrome del Quemado”, “Desgaste Profesional” y de otras múltiples formas, es una patología derivada de la interacción del individuo con unas determinadas condiciones psicosociales nocivas de trabajo.

Por lo tanto, se trata de una patología severa, que está relacionada directamente con el ámbito laboral. Es un trastorno emocional provocado por el trabajo y conlleva graves consecuencias físicas y psicológicas cuando el fenómeno se somatiza. En aquellos casos en los que no se realiza la evaluación y la prevención de riesgos psicosociales no se protege adecuadamente al trabajador o no se adapta debidamente el trabajo a la persona, siendo muy probable que aparezca el SQT. En 1986, Maslach y Jackson, definen el síndrome como “Un síndrome de agotamiento emocional, despersonalización y baja realización personal que puede ocurrir entre individuos que trabajan con personas”. Se trata por lo tanto, de un síndrome tridimensional donde se destaca la importancia, en el desarrollo del mismo, del contacto directo con personas.

Por otro lado, la Organización Mundial de la Salud define el estrés como “El conjunto de reacciones fisiológicas que prepara el organismo para la acción”. Desde este punto de vista, el estrés no se presenta como un problema, sino todo lo contrario, sería un estímulo, una alarma o alerta que nos prepara para reaccionar ante una amenaza. Sin embargo, se convierte en un verdadero problema cuando ciertas circunstancias, tales como la sobrecarga de trabajo, las presiones laborales, el ambiente competitivo, se perciben inconscientemente como amenazas

(D. Velásquez) que provocan reacciones defensivas en la persona, tornándola irritable y sufriendo consecuencias nocivas en su organismo, por períodos prolongados.

Por otra parte, el estrés es diferente para cada persona. Lo que provoca estrés en una, puede ser un factor inocuo para otra. Existen diferentes factores que explican esto: Su estado psicológico y físico; el significado que otorga al evento perturbador; una gran variedad de condiciones ambientales (positivas y negativas). El estrés está relacionado con numerosas razones o causas que pertenecen al ámbito de la vida cotidiana. Se podría afirmar que el SQT es sólo una de las maneras que tiene de progresar el estrés laboral.

Existe, por tanto, una similitud de conceptos entre SQT y estrés laboral pero las definiciones parecen indicar diferentes matices que les hacen difícilmente iguales. Autores como Freudenberger, Maslach y Jackson, Pines, Aronson y Kafry así lo creen y lo relacionan en sus delimitaciones conceptuales. Greber incide en que la descripción sintomática del síndrome varía según los autores que lo estudian. Se podría diferenciar entre autores que relacionan ambos términos y otros autores que lo diferencian.

Otros expertos van más allá e introducen otro nuevo término denominado “Tedium” para diferenciar dos estados psicológicos de presión diferentes. El SQT es el resultado de la repetición de la presión emocional mientras que tedium sería consecuencia de una presión crónica a nivel físico, emocional y mental.

El Tedium, por tanto, es más amplio que el SQT. En concreto, Pines y Kafry plantean que el tedium se caracteriza por sentimientos de depresión, vaciamiento emocional y físico y una actitud negativa hacia la vida, el ambiente y hacia sí mismo, y ocurriría como resultado de un evento vital traumático súbito y abrupto, o como resultado de un proceso diario, lento y gradual

Diferencias entre el estrés laboral y el SQT

estres-sqt

En consecuencia, teniendo en cuenta lo expuesto, podemos definir operacionalmente el concepto de SQT como: “Una respuesta al estrés laboral crónico integrada por actitudes y sentimientos negativos hacia las personas con las que se trabaja y hacia el propio rol profesional, así como por la vivencia de encontrarse emocionalmente agotado”.

Existen determinados factores que propician el SQT:

  • La naturaleza de la tarea.
  • La variable organizacional e institucional.
  • La variable interpersonal: colegas, familia, amigos, redes de apoyo social.
  • La variable individual: características del profesional como edad, sexo, experiencia, rasgos de personalidad.