4. Riesgos psicosociales

4.3. Acoso laboral

La definición genérica de violencia en el lugar de trabajo, según la Organización Mundial de la Salud, se refiere a “Todos aquellos incidentes en los que la persona es objeto de malos tratos, amenazas o ataques en circunstancias relacionadas con su trabajo, incluyendo el trayecto entre el domicilio particular y el trabajo, con la implicación de que se amenace explícita o implícitamente su seguridad, bienestar o salud”.

El profesor alemán Heinz Leymann –doctor en psicología del trabajo y profesor de la universidad de Estocolmo – fue el primero en definir éste término como: “Situación en la que una persona o un grupo de personas ejercen una violencia psicológica extrema (en una o más de las 45 formas o comportamientos descritos por Leyman Inventory of Psychological Terrorizacion, LIPT), de forma sistemática, (al menos una vez por semana), durante un tiempo prolongado (más de 6 meses), sobre otra persona o personas en el lugar de trabajo, con la finalidad de destruir las redes de comunicación de la víctima o víctimas, dañar su reputación, perturbar el ejercicio de sus labores y lograr que finalmente esa persona o personas acaben abandonando el lugar de trabajo”.

Mobbing es un término empleado en la literatura psicológica internacional para describir este tipo de situaciones que en castellano se podría traducir como “acoso laboral”, ya sea físico o psicológico, “acoso grupal”, “acoso institucional, “psicoterror laboral” u “hostigamiento psicológico en el trabajo”.

También puede darse el hostigamiento psicológico por omisión o de manera pasiva. Se desarrolla en forma de restricciones en el uso de material o equipos, prohibiciones u obstáculos en el acceso a datos o información necesaria para el trabajo, eliminación del apoyo necesario para el trabajador, disminución o supresión de la formación o el adiestramiento imprescindible para el empleado, negación de la comunicación con él, etc.

Actualmente son cada vez más frecuentes los problemas relacionados con situaciones de acoso laboral, de este modo, la Organización Internacional del Trabajo, en sus informes más recientes da la señal de alarma sobre el deterioro de las condiciones de los trabajadores, en especial en lo que se refiere a la violencia psicológica que se padece en el entrono laboral.

Este problema también ha sido reconocido y valorado por las principales organizaciones empresariales y sindicales de la Unión Europea, el Acuerdo Comunitario sobre acoso y violencia, de 26 de abril de 2007, define el acoso moral como: “Toda situación en la que un trabajador es sometido, de forma reiterada, a conductas que tienen como resultado o por finalidad vulnerar la dignidad del trabajador y crearle un entorno intimidatorio, ofensivo u hostil”.

A partir del estudio del mobbing se ha constatado que detrás de éste participan tres factores:

1.- Los ataques se producen en privado o ante testigos “mudos”.

2.- Los sentimientos de culpabilidad y vergüenza que experimenta el acosado. Las víctimas suelen ser personas con una alta implicación profesional y un elevado sentido de la ética y de la justicia, sin embargo al ser atacadas continuamente en su trabajo, comienzan a desarrollar sentimientos de culpabilidad y vergüenza.

3.- Los testigos mudos que ni han visto ni saben nada. El mobbing ocurre porque nadie lo impide, los testigos son meros espectadores mudos que no quieren implicarse, muchas veces por miedo a ser ellos las víctimas la próxima vez.